lunes, 21 de diciembre de 2015

Inseparables

Delante del portal de su casa, traspasada la puerta se detienen, como todos los días salen a dar una vuelta.
En la vetusta ciudad se viste bien. Ella combinada en beige. Él luce una fina pana verde. Ella peinada impecablemente. Él tiene escaso y cano pelo. En ella hace tiempo habita todo olvido. Él es ayer, hoy, mañana.
El día promete ser estable y despejado.
¡Va a llover! afirma ella con cierto enfado.
Los vi alejarse, bajo el paraguas que él sostiene con antigua cortesía. Ella cogida a su brazo se guarece. Una estampa de otro tiempo entre gentes apresuradas.
Hace menos de un mes se ha celebrado un concurrido funeral por él. Al regresar de la ceremonia una de sus hijas le puso el anillo de boda a su madre. La viuda ignorante de todo los sucedido, contemplo los dos aros en su dedo, luego se metió en la cama y dejó de comer. Hoy estoy en su funeral.




 © 2015  Texto y fotografía, Arturo García Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.