domingo, 26 de junio de 2016

Evocación

No recuerdo dónde he encontrado este mensaje, pero debes saber que lamento no haberlo escrito yo.
“Ayer le falló el corazón a mi padre y se me fue para siempre. Me quedaron muchas cosas por decirle.Tengo la absurda idea de que él ahora sabe cuanto lo quería. Mi padre era una persona que celebraba la vida todos los días, con eso me quedo.
No soy de mostrar sentimientos y espero que me perdonéis por hacerlo, pero tengo la necesidad de decirlo. Hasta siempre papá, te quiero”.





 © 2016 Arturo García Fernández sobre un texto anónimo
 © 2016  Fotografía, Arturo García Fernández

4 comentarios:

  1. Alguien capaz de celebrar la vida todos los días es digno de total admiración... Ojalá pudiera yo alcanzar tanta sabiduría...
    Porque todos somos huérfanos, podemos comprenderte y acompañarte en tu mostrado sentimiento

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Nos cuesta ser sinceros, pero al final...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustará tener comentarios tuyos sobre los escritos de este blog.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.