lunes, 21 de octubre de 2019

Cenizas en lugar de llamas

Escucho una voz que duele.
Era de noche y ahora de día.
Percibo su sonrisa tras un velo.

Grietas y flechas. Duelo. 
Violín sin arco del niño fugitivo, 
ignorante de continuar cautivo.

Penumbra, la cal de las paredes  retiene lo oscuro. 
La chimenea y el silencio de los gatos. 
Me dejo ir con el aliento de lo leve y lento. 
Cuando los rescoldos no apagan el llanto 
¿hay futuro?

Soy los selfies que no he hecho
las palabras que no he sabido decir
las palabras que no he podido decir
los lugares que no he habitado
¿Estoy dónde duerme el sueño?

Desde aquí tu recuerdo es un pájaro
que tras de mi bate sus alas 
y en su pico trae tus manos
enguantadas con ceniza. 



                                                                                   © 2019  Texto de Arturo García Fernández
                                                                                           © 1974  Foto Armando Astudillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.